lunes, 15 de agosto de 2016

El vuelo del Petirrojo

Y me olvidé de todo lo que no sentía, enfoqué la energía de mi voluntad entera en construir el camino que soñaba, propiciando que cada latido de mi corazón coincidiera con una nueva piedra sobre el arroyo, una superficie sobre la que apoyar mis pasos, tratando de llegar a salvo a la otra orilla.
Primero llegaron mil petirrojos golpeando los cristales, hice de mi hogar su hogar y medité junto a ellos. No nos precipitamos en alejarnos de nuestra tierra, de nuestro barrio, de nuestra ciudad, así que preparamos la presentación en LaMala, donde la magia vino a dejar su huella gracias al apoyo y la colaboración de Moisés Ruano Martín, Luis Martínez Linares y Alberto Morate, todos poetas y amigos, Compañeros del alma. Y contamos también con mi hermano regalando algunos acordes para completar la escena y, también, por supuesto, con el inigualable Ricardo Abades (Richi) y su pequeño cajón del que nacen las garrapateas a una velocidad casi imperceptible. Hasta mi querido padre subió al escenario para cantar una de sus antiguas canciones (Hoy es el día https://www.youtube.com/watch?v=4E57e5KgMWo). Esa noche muchos de los petirrojos encontraron un nuevo hogar en el que compartir su canto y sus tiernas emociones.
Y aún en Madrid nos vimos en el Retiro y en el Festik de Carabanchel, pero mis amados pájaros necesitaban volar más lejos, por eso llegamos a Guadalajara, a ese precioso pueblo llamado Caspueñas en el que se estaba fraguando el festival Agallón Rock, allí fuimos recibidos con cariño y energía, dejamos nuestro granito de arena, pudimos disfrutar de otros muchos espectáculos increíbles y poco después decidimos poner rumbo al norte, plantamos nuestro nido en Ortigueira donde cada año intentamos hacernos un huequito y la experiencia fue, como siempre, perfecta, ya que además, tuvimos el placer de compartir música junto a Cúmulos y estratos, gran amigo de aventuras dispares. También nos sentimos completamente arropados por Pedro Pastor y su vida plena. Pudimos escuchar además la voz y los acordes de Eva Sierra y no olvidemos al genial Juan Galgo que una vez más nos deleitó con sus profundos sentimientos y su preciosa sonrisa.
Desde Galicia comenzamos a movernos despacito hacia Euskadi, pasando por las magníficas playas de Asturias y sus pintorescos pueblos y parajes. Luego visitamos también Cantabria, hermoso lugar plagado de rincones para pensar, descansar y, en definitiva, vivir y dejarse cautivar.
En Bilbao decidimos perdernos entre calles y plazas y una buena amiga nos acercó a San Juan de Gaztelugatxe, maravilla escondida que nadie debería pasar por alto.
Poquito a poquito aparecimos en Donosti y bajo la lluvia nos lanzamos al mar en la famosa playa de la Concha, idea descabellada de Víctor (Cúmulos y estratos) con quien nos habíamos reencontrado.
Llegó al fin la hora de cantar, esta vez en el pequeño pueblo de Astigarraga (https://www.youtube.com/watch?v=5SpHkNYx-7g&feature=youtu.be) gracias a Aritz (Apalatxe) y Rosana que, además, nos ofrecieron su hogar para descansar, y compartimos dignos momentos para el recuerdo.
Imposible olvidar esa tarde en Makinetxe cantando “Estrella errante” (https://www.youtube.com/watch?v=Y_TgFY7DcyI&feature=youtu.be) o “Abre la puerta” de Triana con Víctor a la batería y Aritz a la guitarra.
Junto a nosotros estaba nuestra buena amiga Virginia siempre llenando de luz el presente con su sonrisa imperecedera y también Palmira, mi compañera de vida y camino que con su inmenso cariño mantiene su fuerza y la mía siempre en estado puro.
Los petirrojos, Palmira y yo abandonamos Euskadi y decidimos viajar un poquito hacia el sur, así que llegamos al pequeño pueblo de Agoncillo, en la Rioja, donde nos esperaba un gran amigo, Daniel, que nos trató de principio a fin como si fuéramos sus propios hijos. Con todo el amor del mundo nos mostró sus inquietudes más variopintas y quiso ofrecernos una visión mágica del entorno llevándonos al cañón del río Leza.
Horas después nos acercamos a Nalda, otro pueblito de la Rioja donde se nos dio la posibilidad de cantar en una iglesia abandonada que ahora es un espacio donde se realizan múltiples actividades. El concierto fue una maravilla y se juntó allí un montón de gente, una experiencia que no olvidaremos jamás, la conexión que se produjo fue tremendamente preciosa.
La siguiente parada fue en Dénia, en Alicante, donde tuvimos el placer de realizar un íntimo concierto en La Mistelera y conocer allí a unas personas increíbles que manifestaron su apoyo total a nuestro proyecto y nuestro camino.
No pasó demasiado tiempo y ya nos dispusimos a movernos hacia otro punto del mapa, ahora junto a la banda de rock La sombra del vaso, buenos amigos que contaron con nosotros para cantar en Rágama, un pueblito de Salamanca. De aquel concierto tendremos siempre en la memoria a aquellas bellísimas personas que desde muy lejos vinieron a escuchar nuestras canciones, se sentaron frente a nosotros, a nuestra derecha, y cantaron cada canción con la misma fuerza que nosotros mismos intentábamos desatar.
Al día siguiente viajamos a Candeleda, que está en Ávila, allí nos ofrecieron cantar en el bar de la estación de autobuses donde la gente pudo disfrutar al máximo de nuestras canciones pasando una agradable mañana de verano. Fue un enorme gusto compartir el viaje con La sombra del vaso riendo y charlando en su furgoneta, deshaciendo kilómetros entre cerros y valles.
Y hace muy poquitos días regresamos a Galicia, esta vez a Ourense, nos esperaban en el festival Reina Loba (Altamente recomendable por cierto), allí, además de disfrutar muchísimo en el concierto que realizamos y viendo a los demás artistas que participaron, tuvimos el gran placer de conocer a mucha gente bella y unimos nuevos lazos de amistad y cariño con Pedro Pastor, lo cual se manifestó plenamente cuando subió con nosotros a cantar Miles de lobos (https://www.youtube.com/watch?v=HRGWW0xa-XU&feature=youtu.be) y cuando compartimos también su canción Sin flor (https://www.youtube.com/watch?v=BE45hwoOkaE&feature=youtu.be) ante un público que nos hizo sentir conectados y llenos de energía.
De todo este camino que hemos realizado espero que se hayan despertado las mejores emociones en aquellas personas que se han topado con nosotros y nuestro proyecto, ya que esto no es sólo música, no es un baile pasajero, es una semilla, un baile perenne para la mente, y pretende ayudarnos como humanidad a sentir plenamente la vida, a compartir lo mejor de nosotrxs mismxs, dejando atrás el egocentrismo y todas aquellas conductas y sentimientos podridos que de este se derivan.
Esto no ha terminado, sólo es el principio, un comienzo, un paso que se repite, de una manera o de otra, pero siempre desde el origen.
Este Viernes día 19 de Agosto podremos vernos de nuevo en un pueblito de Guadalajara (Ya compartiré más información al respecto). Y voy a adelantaros por fin que nos tendréis en México a partir del día 24 de Noviembre, que luego llegaremos a Colombia el 12 de Diciembre y que seguiremos caminando hacia el sur.
Gracias a todas las personas que hacéis esto posible, tanto a quienes apoyan con sus comentarios positivos a través de las redes o en los propios conciertos como a quienes habéis hecho aportaciones económicas “adoptando” alguno de los “petirrojos” (http://paradoxusluporum.blogspot.com.es/…/nuevo-disco-de-pa…), gracias a vuestra ayuda puedo seguir caminando y regalando mi sentir.
Nos vemos en el camino
Paradoxus Luporum
















No hay comentarios:

Publicar un comentario